El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, no habló de abaratamiento del despido en la propuesta de reforma laboral del Gobierno y aseguró que el documento remitido ayer a los agentes sociales lo que hace es "enumerar y concretar" algunos ejes concretos tomando como punto de partida el documento original, del 5 de febrero. En declaraciones a los medios en los pasillos de Senado, Corbacho pidió "dejar que el diálogo social sea el que discuta el documento". "Estoy convencido de que en esa mesa sabremos negociar entre todos", dijo. En este sentido, aseguró que el documento "está abierto para el diálogo y el trabajo" y añadió que será esa mesa del diálogo social en la que se deberá precisar "todas y cada una de las propuestas".