El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha dicho hoy que la operación de compra de Fadesa por parte de Martinsa fue "muy arriesgada" y llamó a reflexionar sobre la situación que atraviesa el sector de la construcción. Durante su participación en la reunión del Consejo de la Ciudadanía Española en el Exterior, Corbacho dijo que "habrá que esperar" para ver cómo evoluciona en los próximos días la solicitud de concurso voluntario de acreedores que presentó ayer Martinsa-Fadesa. El titular de Trabajo señaló que la suspensión de pagos de la promotora es una consecuencia de la actual situación del sector de la construcción y que espera que se resuelva "lo mejor posible".