El índice que mide la confianza de los consumidores estadounidenses elaborado por la Universidad de Michigan subió en noviembre hasta los 64,1 puntos desde los 60,9 de octubre, según el dato final conocido hoy.
La primera estimación mostraba una lectura de 64,2 puntos, mientras que los analistas consultados por Bloomberg esperaban un alza final hasta los 64,5 enteros.

Este indicador, que mide cómo los consumidores ven sus finanzas personales, así como las condiciones de sus negocios y sus intenciones de gastar, promedió 87 puntos en el año anterior al comienzo de la actual crisis.