Uno de los principales motivos que ha llevado a la Fed a reducir los tipos de interés en EEUU ha sido el de facilitar a las empresas la búsqueda de financiación con el objetivo último de incrementar su consumo.

Y de hecho algunas empresas, como IBM o Wal-Mart, se han beneficiado de este entorno de bajos tipos de interés. Ambas compañías consiguieron financiación al 1% (o incluso a tipos menores), pudiendo incrementar así el efectivo de su balance incrementando sus costes de financiación sólo de forma leve.

Pero por cada una de las veces que una compañía consigue este tipo de financiación (en tan buenas condiciones), existe otra parte en dicho acuerdo a la que no le queda más remedio que “aceptar” unos menores ingresos al actuar de prestamista. En este último grupo podemos incluir a las aseguradoras.

Para llegar a entender el daño que los bajos tipos de interés provocan en las aseguradoras, hay que comprender primero el modelo de negocio del sector. Dichas empresas aseguradoras, cuando ofrecen sus servicios a sus clientes, reciben por adelantado una prima para cubrir accidentes eventuales que pudieran tener los mismos. Muy a menudo, dicho accidente nunca llega a producirse, por lo que las empresas pueden contabilizar en su balance dicha prima como beneficio íntegro. Otras veces, cuando dicho accidente tiene lugar, ya ha transcurrido un espacio de tiempo significativo desde que se contrató dicho seguro hasta que la aseguradora tiene que efectuar el desembolso.

Ese espacio de tiempo es aprovechado por las aseguradoras para “sacar rendimiento” a esa liquidez que tienen en caja. La web Fool.com destaca dos compañías conocidas por invertir dichos fondos en renta variable y a largo plazo. Se trata de Berkshire Hathaway (BRK-B) y Markel (MKL). Pero muchas otras compañías prefieren activos más conservadores como los bonos con el riesgo de que cuando los tipos de interés de los bonos son bajos, los ingresos vía inversión que obtienen esas aseguradoras son también muy reducidos.

El impacto puede llegar a ser muy importante. Durante el mes pasado, la compañía Travelers (TRV) calculó que si reinvertía el vencimiento de sus bonos a 10 años, ganaría 100 millones de dólares menos en cada año en concepto de intereses, que los ingresos que obtuvo durante el pasado 2010 vía intereses. Otra empresa como Hartford Financial (HIG) estima que si los tipos siguen en los niveles actuales sus ingresos por intereses caerán 130 millones de dólares durante los próximos dos años.


Síganos en twitter

twitter.com/migfreijo
twitter.com/estrategiasTv