Las noticias sobre la recuperación de la economía española son buenas. Después del "zambombazo" que nos dio la pandemia, hemos logrado ir cogiendo velocidad de crucero e incorporar sectores al crecimiento, sobre todo, teniendo en cuenta que somos un país con una economía de servicios, principalmente. Aún no estamos como antes del Covid-19, pero vamos progresando adecuadamente gracias a las ayudas europeas, a las vacunas y a la vuelta de la normalidad.

Prueba de ello es que las principales agencias de Rating, las que califican cómo es la deuda de la economía española, están manteniendo su calificación. España ha logrado mantener en 2021 la calificación de su deuda soberana a largo plazo por parte de las principales agencias de calificación, a pesar de ser uno de los países más afectados el año anterior por la pandemia de Covid-19 y las restricciones implementadas para contener su propagación, así como que el rebote de la actividad a lo largo del presente curso se haya visto empañado, en parte, por la inflación y los problemas de suministro, además de las nuevas olas de infecciones.

De este modo, la deuda española despide el segundo año de pandemia con la misma nota de solvencia, equivalente a un 'notable', con la que despidió 2019, después de que en 2020 las agencias DBRS y de S&P Global empeorasen la perspectiva de sus respectivos ratings, desde positiva a estable en el caso de la canadiense y desde estable a negativa en el de la estadounidense.

España comenzará 2022 con una calificación de la deuda soberana a largo plazo de 'Baa1', la más baja entre las cuatro grandes agencias, por parte de Moody's, que será la primera entidad en examinar la solvencia de España, a la que asigna una perspectiva estable, con una evaluación inicial el próximo 14 de enero, que volverá a repetir el 15 de julio de 2022.

En el caso de S&P cuya nota para España es de 'A' con perspectiva negativa, los resultados de los exámenes de solvencia de la deuda española serán anunciados los días 18 de marzo y 16 de septiembre de 2022.

Asimismo, la agencia Fitch, que asigna a España un rating 'A-' con perspectiva estable, evaluará, por primera vez en 2022, la solvencia del país el próximo 10 de junio y llevará a cabo una segunda revisión el 2 de diciembre de 2022.

Por otro lado, la previsión de crecimiento de la economía española sigue superando el 4% para este año y superará el 5% el próximo año, a pesar de que muchos organismos nacionales e internacionales están bajando el crecimiento del mismo.

El último en hacerlo ha sido la agencia de rating Axesor Rating, que ha anunciado este lunes que mantiene la previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de España para 2021 en el 4,7% y para 2022 en el 5,7%, aunque ha alertado de la pérdida de productividad en todos los sectores, con excepción de la industria.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

En definitiva, venimos de una mala situación y estamos creciendo a menor ritmo que otros países por nuestra dependencia del sector servicio que es el que más está sufriendo en la pandemia. Históricamente la economía española ha caído más que sus socios europeos, pero cuando se ha recuperado lo hacía con más fuerza que el resto. Esta vez nos recuperamos más lentamente.

Pero los inversores están ya tomando posiciones para que no se les escapen las oportunidades. Sectores como el bancario han capitalizado parte de las subidas en las bolsas, vean aquí los ganadores de la bolsa española y descubran dónde está entrando el dinero de los inversores.