Las acciones de la inmobiliaria Colonial viven su particular calvario y han tenido que ser suspendidos por subasta de volatilidad cuando bajaban más de un 13 por ciento y se colocaban en los 2,19 euros. En la última jornada la compañía cedió más de un 16 por ciento y, en lo que va de año, acumula un descenso superior al 96 por ciento. Tanto es así, que la prensa publica este viernes que algunos socios de la compañía y algunos accionistas piden ya la dimisión del presidente de Colonial, Luis Portillo.