Los analistas del banco estadounidense auguran que la economía española registrará un crecimiento positivo en 2010, del 0,1%, mejorando la estimación del -0,3% del Gobierno.