Veinticuatro de las principales entidades financieras europeas, que controlan entre el 65% y el 70% de los activos del sistema bancario del Viejo Continente, necesitarán emitir una media de 240.000 millones anuales en deuda hasta 2012 para financiarse, lo que representará un impacto del 10% en el beneficio agregado de dchas entidades, según se desprende de un informe elaborado por Citigroup.