Citigroup anunció el martes su mayor renovación gerencial desde que comenzó la crisis, con el reemplazo de su presidente financiero y la incorporación de un nuevo jefe bancario, cuando se apresta a darle un 34 por ciento de su propiedad al Gobierno de Estados Unidos. Los cambios se producen en momentos en que el presidente ejecutivo Vikram Pandit enfrenta una fuerte presión por mejorar el desempeño del banco y deshacerse de activos no deseados, tras recibir una serie de rescates estatales y acumular pérdidas por 36.000 millones de dólares en seis trimestres al 31 de marzo.