El fabricante estadounidense de automóviles Chrysler, en suspensión de pagos y en proceso de adquisición por parte de Fiat, ha reanudado la producción en siete plantas de Norteamérica que habían interrumpido su actividad por la debilidad de la demanda. El vicepresidente de Producción de Chrysler, Frank Ewasyshyn, destacó que la compañía está preparada para fabricar mejores productos que generen ingresos y que aseguren el futuro de la compañía. "Es una obligación para con nosotros, pero también con nuestros clientes y con los contribuyentes de Estados Unidos y Canadá", añadió el responsable de producción de la multinacional norteamericana. No obstante, Chrysler mantiene su previsión de para todas sus plantas entre los próximos días 13 y 26 de julio.