El principal órgano económico chino ha anunciado la construcción de cuatro instalaciones de energías renovables para afrontar la alta demanda energética de China, segundo mayor consumidor después de EEUU, y recortar las emisiones incluso en tiempos de crisis. La Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo de China (CNRD) informó en su página web de la construcción de dos hidroeléctricas y de dos granjas eólicas con una capacidad combinada de 2.001 megavatios
El organismo aprobó la construcción de las plantas hidroeléctricas de Luding, en la provincia suroccidental de Sichuan, y de Dongjing, en la vecina Guizhou, un área rica en recursos hidráulicos.

La Luding contendrá cuatro unidades de 230 megavatios cada una, mientras que la de Dongjing estará compuesta por cuatro unidades de 220 megavatios de capacidad cada una.

En cuanto a las granjas eólicas, la de Rudong se ubicará en la provincia oriental de Jiangsu, y la de Guyuan en la norteña de Hebei, cada una con una capacidad de 100,5 megavatios una vez estén operativas.

"China tiene que incrementar su inversión en el sector de energías renovables, incluso a pesar de que la actual crisis financiera ha detenido temporalmente el déficit energético", señaló Zhang Guobao, responsable de la Administración Nacional de Energía, al diario oficial China Daily.

El legislativo chino aprobó hoy el paquete de estímulo financiero anunciado en noviembre por el Ejecutivo, de 4 billones de yuanes o 585.000 millones de dólares, de los cuales, 3.700 millones de dólares estarán destinados a la conservación de la energía e ingeniería ecológica, informó la Comisión.

De hecho, parte de este paquete ya se invirtió entre noviembre y este mes en la producción de turbinas eólicas y una red de biogas para las áreas rurales chinas.