El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró anoche en Caracas que su Gobierno está “a punto de alcanzar” un acuerdo con el Santander para hacerse con el control del Banco de Venezuela, la filial del grupo presidido por Emilio Botín. “Aquí tengo el informe del Banco de Venezuela”, afirmó Chávez, quien aseguró que esa adquisición permitirá “fortalecer el Estado socialista”. La intención del Gobierno es adquirir el 100% de las acciones del banco, pero aún no ha revelado a qué precio.
El presidente precisó al término del Consejo de Ministros que había hablado con el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, sobre el caso del Banco de Venezuela, con quien coincidió en el que el acuerdo está “a punto” de cerrarse. El pasado 8 de agosto Chávez señaló en Buenos Aires que ya se vislumbraba un acuerdo con el Santander, e incluso reveló que su vicepresidente, Ramón Carrizález, se había reunido con representantes de la entidad cántabra. Santander negocia desde principios de mes la venta de su filial al Estado. De hecho, lleva un tiempo intentando cesar sus negocios en el país, ante la escasa estabilidad en la legislación, pese a que obtuvo en Venezuela un beneficio atribuido de 179 millones de euros en 2007. El Gobierno ha ofrecido 1.200 millones de dólares por la compra del banco pero el Santander no está dispuesto a vender la entidad bancaria (la tercera más importante del país) por menos de 1.800 millones de dólares, según informó recientemente la prensa local.