Alrededor de 800 de los 6.000 concesionarios de General Motors Corp.  aún deben expresar antes del plazo del viernes su aceptación de las ofertas de la compañía para cerrar sus operaciones o seguir funcionando. GM, que busca eliminar el 40% de su red minorista para octubre del 2010, trata de evitar una batalla legal con los concesionarios en la corte de bancarrotas. La fabricante de vehículos envió la semana pasada cartas a los concesionarios en las que extendió ofertas para que firmen nuevos contratos o acepten un acuerdo para cerrar sus operaciones.  Alrededor de 1.350 concesionarios recibieron cartas en las que se les notificó el cierre paulatino y el 75% ha aceptado la oferta, dijo Susan Garontakos, vocera de GM. Alrededor de 4.000 recibieron ofertas para seguir operando con GM, y el 90% las ha aceptado. Otros 500 concesionarios están vinculados a marcas que GM está discontinuando o vendiendo, y están recibiendo ofertas diferentes.