La Comisión Europea aprobó hoy nuevos planes anticrisis de Francia, Reino Unido, Alemania y Luxemburgo para ayudar a las empresas que tienen problemas de financiación a causa de la contracción del crédito provocada por la crisis económica y financiera. En el caso de Francia y Alemania, los planes autorizados por Bruselas permiten a las autoridades públicas nacionales, regionales o locales conceder a las empresas ayudas en forma de garantías subvencionadas para los créditos destinados a inversión o a financiar circulante concedidos hasta el 31 de diciembre de 2010.