Caja Castilla-La Mancha (CCM) cerró el primer semestre del año con unas pérdidas de 138,5 millones, frente al beneficio de 25,73 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. La caja publicó hoy los datos del primer semestre del año, que reflejan una moderación de las pérdidas si se compara con el resultado negativo que obtuvo la entidad en 2008, y que se elevó hasta los 740,42 millones, después de revisar sus cuentas tras la intervención del Banco de España.