La empresa textil Caramelo ha declarado el cierre patronal temporal de su sede en A Coruña a consecuencia de los "graves" incidentes provocados ayer por los trabajadores en la fábrica de A Grela y ante la "imposibilidad de garantizar la seguridad de personas y bienes materiales". Así lo informó hoy la empresa en un comunicado, en el que subrayó que la extensión temporal de dicho cierre dependerá de que se restaure un clima de convivencia laboral, afectado por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que atañe a 237 trabajadores, que permita garantizar dicha seguridad. Por ello, la dirección de Caramelo hizo un llamamiento a la responsabilidad de los trabajadores para que "no renuncien al diálogo y desistan del empleo de la violencia", que "ya ha provocado cuantiosos daños y cuyo peritaje irá acompañado de las correspondientes denuncias que depuren responsabilidades legales por lo acontecido".