La crisis de Dubai representa otra consecuencia exagerada del estallido de la burbuja inmobiliaria, dice Capital Economics, y no una nueva crisis financiera. "Sin embargo, es una advertencia de que el legado de excesos pasados en economías altamente endeudadas persistirá por años". La firma cree que las tensiones disminuirán a medida que las perspectivas para Dubai World se esclarezcan la próxima semana o en los días siguientes. Y si bien es improbable que la crisis tenga un efecto a largo plazo para las perspectivas de los mercados emergentes, "se suma al creciente catálogo de tensiones en varios países y, por lo tanto, aumenta las probabilidades de una pausa en las alzas de los activos de mayor riesgo, especialmente de los bienes básicos, en los próximos meses".