La tecnológica japonesa Canon anunció el martes que eliminará unos 700 empleos en su división de equipos de chips, acentuando un sombrío panorama para el sector, mientras la crisis económica influye en la demanda y obliga a los fabricantes de microprocesadores a reducir inversiones. Canon, el tercer mayor fabricante global de "steppers" de chips después de ASML y Nikon, dijo que la mayoría de los trabajadores afectados son de Japón y que serán trasladados a otras secciones de la empresa. Los "steppers" son máquinas que valen millones de dólares y que se usan para grabar circuitos sobre los semiconductores y las pantallas LCD.