En declaraciones a Europa Press, Campa aseguró que las perspectivas de crecimiento que utiliza S&P son "claramente muy inferiores" a las estimaciones realizadas por cualquier otro analista público o privado, por lo que consideró "poco probable" que otras agencias de calificación sigan el mismo camino.

Sobre los efectos que provocará la rebaja de calificación, Campa afirmó que, a corto plazo, los efectos no son "tan relevantes", aunque resaltó la importancia de asegurar que se cumplen las perspectivas económicas y que se va implementando el programa de estabilidad, algo que el Gobierno sigue viendo posible a pesar de la rebaja.