Caja Duero pretende que los servicios centrales de la futura caja que surja tras fusionarse con Caja España se queden en Salamanca, según han asegurado hoy a Efe fuentes de la comisión que negocia la unión de estas dos entidades. Esta postura se mantuvo ayer por la tarde en la primera reunión de la mesa negociadora, que concluyó sin un acuerdo entre las dos cajas.