La parte baja del Ibex 35 hoy está prácticamente copada por el secto bancario. A parte de las clásicas caídas de Bankia y Popular, destacan los retrocesos de CaixaBank, entidad que hoy ha comenzado su ampliación de capital liberada para pagar dividendo. 

Los títulos de CaixaBank ceden un 3,11% hasta los 2,68 euros y se colocan entre los que más caen del Ibex 35. No obstante, también en el Continuo la entidad ocupa un último puesto a través de sus derechos, que caen un 11,94% hasta los 0,059 euros. Parece que los inversores han preferido salir del valor hoy que comienza el aumento de capital liberado por un importe máximo de 92,6 millones de euros para instrumentar el programa 'CaixaBank Dividendo/Acción’. A través de este programa, los accionistas de la entidad pueden cobrar la retribución en títulos en vez de en metálico y, así, evitar los gravámenes fiscales. En este sentido, CaixaBank emitirá un máximo de 92,6 millones de nuevas acciones de valor nominal de un euro, aunque todo dependerá del número de accionistas que opten por no transmitirle sus derechos de asignación gratuita a CaixaBank.

Desde hoy y hasta el 20 de diciembre los accionistas podrán negociar sus derechos de asignación gratuita. Quienes opten por vender esos derechos recibirán el dividendo en metálico el 27 de diciembre, previsiblemente. Del 27 de diciembre al 3 de enero se procederá al cierre del aumento y a la admisión a cotización de las nuevas acciones.

¿Es atractivo quedarse con más acciones de CaixaBank en este momento o mejor cobrar el efectivo?Si decide cobrar el efectivo debe tener en cuenta la retención del 21% en concepto de IRPF al recibir el pago, a menos que este cobro no exceda de 1.500 euros. Hasta 1.500 euros las retribuciones están exentas de impuestos siempre y cuando las acciones se hayan mantenido más de dos meses en cartera antes del cobro o si se mantienen más de dos meses después del cobro. Al hacer la declaración de la renta, podrá volver a recuperar ese 21% retenido.

Además, este dividendo de CaixaBank está previsto que sea abonado antes de 2013, por lo que, si se decide canjear en acciones no olvide que si especula con ellas a corto plazo ya dentro del próximo año tributará las ganancias más caras, al tipo IRPF haciendo que pague hasta un 52% por los beneficios a menos de un año. Si su intención es mantener las acciones de CaixaBank más de un año olvídese de esto último y fíjese en el aspecto técnico. Técnicamente, “tras girarse a la baja en la resistencia en torno a los 2,85-2,90 euros tiene como objetivo los 2,84 euros, donde tendríamos el 61.8% de todo el movimiento de subida. Solo superando los 2.85-2.90 euros, podría entrar en el movimiento lateral y, con la superación de los 3-3.10 euros, se rompería la estructura bajista para dar un nuevo impulso al alza”, indica Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse.

En lo que se refiere a rentabilidad por dividendo CaixaBank es de los mejores del Ibex 35. En concreto, la cuarta compañía que mejor rentabilidad por dividendo da, un 8,05%. Sólo Santander, BME e Iberdrola le hacen sombra. No obstante, esto también es debido a los fuertes retrocesos que sus acciones han experimentado este año. Desde enero pierde un 30% de su valor. Sólo Bankinter, Bankia y Popular han tenido un peor desempeño dentro del sector financiero cotizado en el Ibex 35.

Además, el actualmente se encuentra cotizando a tan solo un 4,47% por debajo de su precio objetivo dictado por el consenso y recogido por FactSet, en 2,80 euros.

COTIZACIÓN CAIXABANK:

Fuente:Infobolsa

Más allá de la bolsa, La Caixa anunció la compra de Banco de Valencia por un simbólico euro. La entidad catalana se comerá a la valenciana después de que el Frob la haya embellecido. “La estrategia de La Caixa, después de quedarse con Banca Cívica y Banco de Valencia, está muy clara, reforzarse dentro de España, especialmente en la Comunidad Valenciana donde no tenía tanta presencia”, explica Soledad Pellón, estratega de mercados de IG.

Además, no sería de extrañar que CaixaBank acabe incorporándose al Sareb (banco malo) como accionista, al menos, es lo que el Gobierno está queriendo que hagan las entidades financieras españolas que sí pasaron los test de Oliver Wyman. La auditoría independiente identificó a Caixabank, que ya se hizo con Banca Cívica en el proceso de reestructuración del sector, como la cuarta entidad española más sólida ante un escenario estresado, con un exceso de capital estimado en 5.720 millones de euros.