Caixa Penedès obtuvo un beneficio neto de 42,8 millones en los primeros nueve meses del año, un 50,11% menos que en el mismo periodo del año anterior, informó la caja de ahorros, que realizó dotaciones complementarias por 118,9 millones. El beneficio recurrente fue de 100,1 millones, un 13% más, y la morosidad se situó en el 4,77%, frente al 4,48% del primer semestre. En las cuentas del tercer trimestre todos los márgenes evolucionaron en positivo. El margen de explotación creció un 40,8%, llegando a los 134,8 millones; el margen bruto se situó en 441,7 millones, un 26,1% más, y el margen de intereses se situó en 282,6 millones, un 13,1% más.