El grupo Caixa Galicia obtuvo un resultado consolidado de 91,02 millones de euros en 2009, lo que representa un descenso del 59,5% en relación con 2008, tras destinar a provisiones y saneamientos 395 millones (un 30,8% menos) y hacer una extradotación de 58,7 millones de euros ante la previsión de deterioro en el valor de la cartera de inmuebles. La caja con sede en A Coruña dio a conocer hoy sus resultados, que reflejan que el beneficio antes de impuestos ascendió a 131,86 millones de euros, un 5% más que en 2008, si se excluyen las operaciones singulares, como la cobertura para la cartera de inmuebles o las plusvalías generadas. El resultado de explotación de la entidad creció un 2,3%, hasta los 140,9 millones de euros y esta generación de resultados "ha sido aprovechada" para realizar extradotaciones en previsión de la caída de los valores en la cartera de inmuebles, argumentó la caja, que afirmó que en 2009 optó por "una política de máxima prudencia", dentro de la que "priorizó los avances en solvencia, liquidez, eficiencia y control de la morosidad" por delante de la generación de resultados.