Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa destacaron hoy que las previsiones de recorte de plantilla y oficinas que plantean en su fusión son "estimaciones" en proceso de negociación y, en el caso del personal, destacaron que se trata de medidas "totalmente voluntarias", tanto por lo que respecta a las prejubilaciones (1.400 previstas) como a las bajas (400). Sobre las condiciones de salida del personal que opte por ello, las cajas resaltaron que hoy ofrecieron mejoras, aunque declinaron detallarlas hasta que no se llegue a un acuerdo con los sindicatos.