Caixa Catalunya obtuvo un beneficio neto de 151,5 millones de euros durante el primer semestre de 2007, lo que supone un descenso del 19,5% respecto a los 188,3 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, en el que la compañía contabilizó plusvalías por la venta de Amena, según informó hoy la entidad financiera. Sin contar con esta operación, que le generó plusvalías brutas de 94,7 millones, la caja de ahorros catalana habría registrado un incremento en el beneficio recurrente del 19,5%. La entidad explicó que a pesar de la de la diferencia de 36,8 millones respecto al beneficio del mismo semestre de 2006, esta situación quedará "ampliamente compensada" en el tercer trimestre, en el que Caixa Catalunya contabilizará el resultado de la OPA de Riofisa, que significará la incorporación a la cuenta de resultados del presente ejercicio de unas plusvalías brutas de más de 300 millones de euros.