Las reservas estadounidenses de crudo disminuyeron en 7,1 millones de barriles hasta 322,6 millones en la semana entre el 1 y el 7 de septiembre, anunció hoy el Departamento de Energía (DOE). Las reservas de gasolina decrecieron en 700.000 barriles hasta 190,4 millones, mientras que las de destilados subieron en 1,8 millones de barriles hasta 134 millones. Los analistas esperaban que las reservas de crudo cayeran en 3 millones de barriles y las de gasolina en 800.000 barriles, mientras que en destilados se esperaba un aumento de 1,85 millones de barriles. Tras conocerse estos datos, el crudo ligero de referencia en Nueva York subía a 79,29 dólares, una nueva máxima histórica.