El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se ha referido a las noticias 'increíblemente mezcladas' sobre la economía del país y ha advertido de que el crecimiento no se debía dar por seguro. Sin embargo, ha puntualizado que la respuesta no es aumentar los impuestos ni la regulación. Según Bush "esta es una economía que se recupera con facilidad"- Declaraciones que se producen en medio crecientes preocupaciones por el año electoral con referencia a temas tales como la crisis inmobiliaria de Estados Unidos y el aumento incesante de los precios de la economía. El mandatario estadounidense ha señalado que "recientes indicadores económicos se han vuelto crecientemente contradictorios", pero no ha propuesto nuevos remedios.