El banco central alemán (Bundesbank) considera que la economía mundial "probablemente" tocó fondo en primavera, y que en el segundo semestre del año las tendencias de recuperación cíclica "podrían volverse más explícitas". En su boletín mensual, el Bundesbank atribuye la mejora en la situación global a los programas de estímulo, a las políticas monetarias expansivas y a las medidas para estabilizar los mercados financieros, pero advirtió de que los daños sobre la confianza aún no han sido reparados, lo que dificulta una aceleración de la recuperación.