La Comisión Europea impuso hoy una multa de 243,2 millones de euros a cuatro fabricantes de caucho de cloropreno --el italiano ENI, la estadounidense Dupont Dow y los japoneses Denka y Tosoh-- por pactar los precios y repartirse el mercado entre 1993 y 2002. La empresa alemana Bayer también participó en el cártel pero se libra de las multas porque fue la primera en delatar el acuerdo ilegal, mientras que la sanción a ENI se aumenta un 60% por reincidente. Se trata del tercer cártel que el Ejecutivo comunitario desarticula en el sector del caucho. En 2006 ya multó a los fabricantes de caucho sintético, y en 2005 a los productores de sustancias químicas para tratar el caucho. El caucho de cloropreno se utiliza para productos como el látex para fabricar equipos de submarinismo, condones o adhesivos. El valor del mercado ascendió a 160 millones de euros en el espacio económico europeo en 2001, según el portavoz de Competencia, Jonathan Todd.