La Comisión Europea decidió hoy denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo (TUE) por no haber incorporado a su legislación nacional la norma comunitaria sobre la auditoría legal de las cuentas anuales y de las cuentas consolidadas, pese a que el plazo para hacerlo vencía el 29 de junio de 2008. La directiva en cuestión reforma la reglamentación de la profesión auditora con el objetivo de mejorar la calidad de las auditorías en Europa y evitar que se repitan escándalos como el de Parmalat.