La Comisión Europea denunció hoy a España y a otros cinco países -Dinamarca, Grecia, Países Bajos, Portugal y Eslovenia- por no haber expedido o renovado las autorizaciones de cerca de 1.500 instalaciones industriales. Las autorizaciones deberían haber sido expedidas antes del 30 de octubre de 2007, según establece la legislación comunitaria.  "Ya han transcurrido dos años desde la expiración del plazo para la expedición de autorizaciones que garanticen que las instalaciones industriales reducen al mínimo las emisiones contaminantes; sin embargo, cerca de 1 500 instalaciones siguen funcionando en seis Estados miembros sin la autorización adecuada. Esto es inaceptable", dijo el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, en un comunicado.