La Comisión Europea autorizó hoy un nuevo plan temporal diseñado por Francia, el quinto desde principios de año, para facilitar la financiación de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y estimular así la economía real. Bruselas considera que esta medida se ajusta al marco temporal que aprobó en diciembre para regular las ayudas públicas extraordinarias que pueden concederse para hacer frente a la crisis económica y financiera. El plan, notificado por Francia a Bruselas el pasado 2 de marzo, modifica un régimen de capital-riesgo que ya había sido autorizado por el Ejecutivo comunitario el año pasado. Este régimen prevé reducciones en el impuesto de solidaridad sobre la fortuna para los particulares que inviertan en pymes, facilitando el acceso de estas a capital-riesgo. La modificación temporal consiste en aumentar los tramos máximos de inversión, que pasarán de 1,5 a 2,5 millones de euros para cada periodo de 12 meses. Este incremento sólo podrá aplicarse hasta finales de 2010.