El consorcio Airline Partners Australia (APA), encabezado por Macquarie Bank, podría poner su mirada en British Airways tras su intento frustrado de hacerse con el control de la aerolínea australiana Qantas Airways.
Afirman que la especulación sobre este cambio de objetivo se ha intensificado después de que Goldman Sachs publicara un informe de previsión de resultados anuales de British Airways el viernes. Este informe señala que BA es la joya de la corona en términos de atractivo para potenciales fondos de capital privado u otros compradores. A esto se sumó el anuncio de APA el jueves de que no presentaría una nueva oferta por Qantas tras fracasar con su propuesta de 11.000 millones de dólares australianos dos semanas antes.