El grupo farmacéutico Bristol-Myers Squibb Company registró un beneficio neto de segundo trimestre de 706 millones de dólares o 0,36 dólares por acción, frente a los 667 millones, o 0,34 dólares, del mismo periodo del año anteriores, en línea con lo previsto en el mercado. Las ventas netas alcanzaron los 4.900 millones, un 1% más que en el segundo trimestre de 2006. Bristol-Myers elevó su previsión de beneficio por acción de 2007 hasta 1,35-1,45 dólares, reflejando la prevista sólida actuación de varios productos clave y la continua atención al control de costes.