El Banco Central de Brasil ha elevado los tipos de interés un cuarto de punto porcentual hasta el 12% al año, en un intento de contener la inflación que se ha acelerado en los últimos meses.

El país ya ha anunciado que su intención es realizar "ajustes" dentro de su política monetaria por "un periodo prolongado" para colocar y contener la inflación en el objetivo fijado para el año que viene.