El fabricante alemán de componentes para automóviles Bosch destinó el pasado año un total de 3.800 millones de euros a sus actividades de investigación y desarrollo (I+D), en las que emplea en todo el mundo a 33.000 personas, según informó la compañía.