Boeing  planea asumir un cargo contable de casi 1.000 millones en el tercer trimestre debido a las dificultades asociadas a su avión de carga 747-8, en momentos en que los primeros aviones están siendo ensamblados. Los problemas hicieron que la empresa vuelva a postergar el primer vuelo y las entregas de la nave.
El anuncio se realizó luego que la compañía informara que en el tercer trimestre entregó 113 aviones comerciales, 12 menos que en el segundo trimestre, pero 29 más que en el mismo período del año pasado, cuando la empresa fue afectada por una huelga.Poco después de la apertura de Wall Street, la acción de Boeing bajaba un 0,7% a 51,90 de dólares.

Boeing reconoció además que el programa de su avión de carga ya registra pérdidas. Casi 640 millones del cargo contable que espera registrar en el tercer trimestre se deben a un incremento en los costos de producción en Boeing y sus proveedores.

La compañía agregó que a medida que "ensamblaba importantes componentes de los aviones de carga 747-8 iniciales en el tercer trimestre", cambios tardíos en el diseño de ingeniería han "causado trastornos y revisiones mayores a las esperadas en la fabricación."

El resto de los cargos se debe a las "difíciles condiciones del mercado" y a la decisión de mantener la producción de 1,5 aviones por mes casi dos años más de lo planeado previamente.

La firma espera ahora que el primer vuelo del 747-8 se efectúe para inicios del próximo año y que la primera entrega ocurra a fines del 2010.