BNP Paribas logra un beneficio neto de 1.505 millones de euros en el segundo trimestre del año, lo que supone un descenso del 34,09% respecto al resultado de 2.282 millones de euros obtenidos entre abril y junio de 2007, anuncia hoy la entidad francesa. El banco explica en un comunicado que "se mantiene bien" a pesar de la crisis financiera internacional y reveló que multiplicó por 2,6 las provisiones, que alcanzaron 662 millones de euros en el segundo trimestre (+156%). Asimismo, el banco francés indicó que los riesgos relacionados con las "monoline" tuvieron un impacto negativo de 542 millones de euros. Los ingresos de la entidad, uno de los tres pilares de la industria bancaria gala, junto con Société Générale y LCL, totalizaron 7.517 millones en el segundo trimestre, lo que supone un descenso del 8,5%.
La crisis financiera internacional es la causa de la disminución del beneficio, aunque la resistencia de la banca minorista ha permitido limitar los efectos negativos, según un comunicado publicado hoy por el grupo. El hundimiento de los préstamos hipotecarios de alto riesgo en Estados Unidos ha costado al grupo francés otros 542 millones de euros en el trimestre (abril-junio), lo que eleva a 2.400 millones de euros el coste total en el año transcurrido. Se trata de una de las facturas más bajas pagadas de momento por un gran banco francés a raíz de la crisis de las hipotecas "subprime", subrayan los observadores. El producto neto bancario, equivalente al volumen de negocios, descendió un 8,5% hasta los 7.500 millones de euros. La banca minorista, no obstante, ha tenido una evolución al alza, con un aumento del producto neto bancario del 3% (hasta los 1.500 millones de euros), impulsado por la subida de los ingresos por intereses (+3,2%) y las comisiones bancarias (+6,2%). El resultado de explotación en este sector de actividad se elevó a 494 millones de euros, frente a 485 millones en el segundo trimestre de 2007. Por el contrario, la banca financiera y de inversiones del grupo (BFI) se ha visto afectada por la ralentización de la actividad en los mercados financieros. Su volumen de negocio registró en el segundo trimestre una caída del 24,5% hasta los 1.850 millones de euros. En un año, el beneficio neto de esta entidad ha caído a la mitad: 523 millones de euros en el segundo trimestre de 2008 frente a 1.200 millones en el mismo período de 2007. El director general del grupo, Baudouin Prot, ha comentado que "la crisis financiera y sus repercusiones han seguido pesando sobre la rentabilidad del sector bancario en el segundo trimestre de 2008", pero a pesar de ello "BNP Paribas ha obtenido de nuevo resultados operativos robustos en todas sus actividades".