El presidente de BNP Paribas, Michel Pébereau, ha asegurado hoy que los bancos franceses, bajo presión en bolsa por su exposición a la crisis de la zona del euro, no necesitan ayudas ni capital.

Pébereau, que ha recordado que el beneficio conseguido por BNP Paribas fue uno de los más elevados, ha insistido en una entrevista a la emisora de radio RTL en que "no tenemos actualmente ninguna necesidad de ser re-capitalizados". "El problema se plantea a la zona euro en su conjunto" y los bancos "sufrimos" por este problema pero "no necesitamos esa ayuda", ha explicado el presidente del consejo de administración.

Ha subrayado que los bancos franceses hasta agosto incrementaron el volumen de créditos un 6% en doce meses, y que las exposiciones a las deudas de los Estados son "naturales" y no plantean riesgos. "Los (Estados) europeos son buenos alumnos estructurales (...) y están rehaciendo su situación", ha afirmado después de haber garantizado que "Italia, naturalmente, va a afrontar su deuda" porque su plan de recuperación "es serio".

Pébereau ha admitido, en cualquier caso que "el Gobierno italiano es frágil". BNP Paribas tiene una exposición allí de 20.800 millones de euros. Preguntado sobre el caso de Grecia y la posibilidad de una suspensión de pagos, ha respondido que los Estados creen que no ocurrirá y es una cuestión que les corresponde a ellos.

También ha señalado que su entidad tiene títulos de deuda soberana griega por valor de unos 4.000 millones de euros. El presidente ha dicho no saber nada de una información del Financial Times, según la cual la compañía alemana Siemens ha retirado su dinero de un banco francés.