El fabricante automovilístico alemán BMW ha reducido su beneficio neto en los nueve primeros meses de 2007 hasta 2.143 millones de euros (3.107 millones de dólares), un 2% menos que en el mismo periodo del año anterior. Este descenso se debe, según la compañía, a los altos costes de la producción y el lanzamiento al mercado de nuevos modelos, el encarecimiento de las materias primas, las "extensas inversiones" en el desarrollo de motores de menor consumo y la "persistente debilidad" del dólar y el yen.