El fabricante automovilístico alemán registró un beneficio  neto en el tercer trimestre del año de 78 millones de euros, un 74% menos que el registrado en el mismo período del año anterior. La caída de la demanda se acentuó sobre todo en los modelos de mayor precio.