El anuncio de fusión entre el mercado electrónico estadounidense Nasdaq y el operador bursátil que agrupa a las plazas nórdicas y del Báltico OMX dispara de nuevo las alarmas sobre nuevas operaciones en el sector. BME no es ajena a las especulaciones y cada vez suenan con más insistencia los rumores de una posible unión con Deutsche Boerse.
Las acciones de la compañía, que no para de recibir mejoras de recomendación, celebran con un repunte del 2,84 por ciento la compra del operador bursátil sueco OMX por parte de Nasdaq, a un precio que alcanza los 2.800 millones de euros. Los títulos del holding que gestiona la plataforma de contratación de las bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia se colocan ya a 40,56 euros, con una revalorización en lo que llevamos de año del 25,88 por ciento. En un contexto donde este tipo de uniones son cada vez más frecuentes BME está en el punto de mira. Hace tan sólo un mes saltaron los rumores de fusión con Deutsche Boerse, que no llegaron a concretarse, pero los expertos le dan credibilidad a esta opción. A partir de ahí, los inversores deben plantearse estar o no en el valor a la espera de que el próximo movimiento de ficha implique a Bolsas y Mercados Españoles. Mariano Sancho, director de mercados de Riva&García, lo tiene claro. Entiende que "el título está caro, desde los 31 euros a los que salió al parqué y lo que hay que perder es mucho más que lo que hay que ganar”. Por eso no recomienda entrar a estos niveles, pero sí mantener, en caso de encontrarse en el valor. Sin embargo, otros expertos opinan que BME es una buena opción en este momento y no olvidan que el gestor de las bolsas españolas es una de las compañías candidatas a entrar en el Ibex 35 en alguna de sus próximas revisiones. Precendentes La compra de OMX llega después de que Nasdaq fallara en su intento de adquisición de London London Stock Exchange por 4.000 millones de euros. La bolsa de Londres rechazó la iniciativa, por su bajo precio. Ahora, le salen mejor las cosas con el grupo nórdico OMX, propietario de seis bolsas de los países nórdicos y bálticos (Estocolmo, Helsinki, Reykjavik, Riga, Tallinn y Vilnius). La unión de estos dos operadores dará lugar al mayor mercado de valores del mundo relacionado con la innovación y la tecnología, presente en 22 países. Eso sí, falta por saber cuál será la postura del gobierno sueco, que mantiene un 6,6 por ciento en OMX, ya que si decide votar en contra, la operaciñon podría peligrar. Pero el de hoy no es el único movimiento en un sector que vive un contínuo proceso de concentración. Este mismo año, Deutsche Boerse se llevó un fiasco con su oferta sobre la paneuropea Euronext, que finalmente cayó en manos del gestor de la Bolsa de Nueva York, el NYSE.