El ministro de Fomento, José Blanco, consideró hoy que en materia de energía nuclear, el Gobierno debe compatibilizar su compromiso electoral con los intereses del país, y dijo que antes de pronunciarse sobre Garoña quiere escuchar la opinión del presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero. El ministro respondió así tras ser preguntado en una entrevista en RNE por el futuro de la central nuclear de Garoña, sobre la que el Consejo de Seguridad Nuclear (CNS) se muestra favorable a ampliar en diez años su licencia de funcionamiento siempre y cuando cumpla determinadas condiciones. En el programa electoral con el que el PSOE concurrió a las pasadas elecciones generales, los socialistas afirman que mantendrán su compromiso de sustituir gradualmente la energía nuclear por "energías seguras, limpias y menos costosas, cerrando las centrales nucleares de forma ordenada en el tiempo al final de su vida útil".