Black & Decker redujo sus previsiones de beneficio un 38% hasta los 1,03 dólares por acción para el cuarto trimestre del año, frente a una previsión de 1,65 dólares, por los costes derivados de la retirada de un modelo de taladradora defectuosa.