Best Western se ha fijado como objetivo integrar en los próximos meses hoteles de tres y cuatro estrellas en Lisboa, convirtiendo así a la capital portuguesa y a su área de influencia en un destino prioritario para la expansión de la cadena hotelera ante la demanda existente de viajeros de negocios a la zona.