Volver a instituir las denominadas normas Glass-Steagall que separan los bancos comerciales y de inversión no resolvería los problemas del sector bancario, dijo el miércoles el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. El funcionario señaló que de haber estado vigentes esas normas durante la crisis financiera en el 2008, no habrían impedido la caída de Lehman Brothers y otras instituciones.