El presidente de la Fed, Ben Bernanke confía en que el dólar se mantedrá "fuerte y estable" y apunta a que la Reserva Federal y, el Tesoro norteamericano vigilarán "con cuidado" los tipos de cambio. El alto mandatario considera que la debilidad del billete verde condujo a un repunte inoportuno de la inflación. Y, además, ha indicado que la Fed permanece "atenta" a los efectos del dólar sobre el IPC.