El grupo aeroespacial europeo EADS registró una pequeña pérdida neta en el primer trimestre debido a los costes asumidos para ayudar a su problemática división Airbus y prometió que no abandonará la "inevitable" reestructuración del fabricante de aviones.
El grupo, cuyos beneficios se desplomaron un 94 por ciento el año pasado presionados por la debilidad del dólar y los problemas industriales de Airbus, anunció una pérdida neta de 10 millones de euros en el primer trimestre del año, frente al saldo positivo de 522 millones de euros en el mismo periodo del año 2006. Los sindicatos han criticado duramente ante los planes de Airbus de recortar 10.000 puestos de trabajo y vender o dividir fábricas con el fin de ahorrar costes ante el traumático año de retrasos en la producción del superjumbo A380. El beneficio bruto de explotación (EBITDA) de EADS en el trimestre cayó desde los 791 millones del año pasado a 89 millones de euros, frente a los 688 millones previstos por la propia compañía en su programa de reestructuración Power8. Las ventas de la compañía cayeron desde los 9,1 millones de euros del primer trimestre de 2006 hasta los 9.000 millones.