El Banco Central Europeo (BCE) mantendrá los tipos de interés estables en el 1% en su reunión del próximo jueves y podría mantenerlos ahí durante buena parte de 2010 ó incluso hasta mediados de 2011, según los analistas consultados, que apuntan que el mayor interés del encuentro residirá en los posibles anuncios respecto a la retirada de alguna de sus medidas de estímulo.
En concreto, desde Morgan Stanley se prevé que el instituto emisor de la zona euro mantenga los tipos estables hasta el segundo triemestre de 2010, cuando podría comenzar un gradual endurecimiento de su política monetaria que dejaría la tasa en el 1,75% a finales del próximo año.

Asimismo, los analistas de Bank of America Merrill Lynch consideran que las diferentes intervenciones de representantes del BCE sugieren que la institución "no tiene prisa" en subir los tipos, pero buscan preparar a los mercados para un eventual endurecimiento de la política monetaria al hacer referencia a la potencial retirada de algunas medidas de estímulo.

De este modo, los pronósticos de la entidad auguran que la tasa continuará en el 1% tras la reunión del próximo jueves y sólo en 2010 se podrían registrar subidas de tipos, que podrían llegar a situar la tasa rectora en el 2,5% a finales de 2010.

Por el contrario, Citigroup pronostica que las posibles subidas de tipos se retrasarán hasta el último trimestre del próximo año, cuando los tipos de interés podrían llegar a alcanzar el 1,25%.

En este sentido, los analistas del Servicio de Estudios de BBVA van más allá al augurar que la institución presidida por Jean Claude Trichet mantendrá el actual nivel de tipos hasta "mediados de 2011" como consecuencia de la fragilidad de la recuperación económica de la eurozona y de las previsiones de que la inflación se mantenga por debajo del objetivo de la institución.

Como consecuencia de estas perspectivas, consideran poco probable que se produzcan variaciones significativas en el nivel del Euríbor hasta la segunda mitad de 2011.

RETIRADA GRADUAL DE ESTÍMULOS MONETARIOS

Por otro lado, los economistas del Servicio de Estudios de BBVA apuntan que el BCE procederá a retirar de manera "muy gradual" la liquidez inyectada al sistema desde el colapso de Lehman Brothers en septiembre de 2008 para evitar el riesgo de recaída en la recesión.

Así, prevén que el BCE determinará en la reunión del jueves el final de las subastas de liquidez con vencimiento a un año, cuya última operación está prevista para diciembre, mientras que esperan que mantenga durante más tiempo la provisión de liquidez ilimitada en el resto de subastas.

A este respecto, el presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Axel Weber, advertía el pasado jueves de que los estímulos fiscales y monetarios excepcionales aplicados para combatir la crisis no deben incrementarse, y aseguraba que la retirada de los mismos "no puede aplazarse indefinidamente".