BBVA ha contratado a Nomura para asesorarle en una oferta por 318 sucursales que Royal Bank of Scotland Group  ha puesto a la venta, dijeron el miércoles fuentes conocedoras de la situación.  La decisión confirma que el banco español probablemente se medirá frente a frente con su rival Banco Santander  en un intento de expandirse en Reino Unido.
Una oferta de BBVA, el segundo mayor banco de España por activos, supondría un cambio en la estrategia de un banco que en los últimos años se ha centrado en su expansión en Estados Unidos y Asia.   Por contra, si Santander gana la puja sumaría esas sucursales a una significativa red en Reino Unido.

El banco ha cambiado recientemente el nombre de sus activos en Reino Unido, y para finales de año tendrá 1.300 sucursales con el nombre de Santander en ese país. Santander entró en Reino Unido en 2004, cuando compró Abbey National PLC. En 2008, añadió a sus operaciones británicas las de los bancos Alliance & Leicester y Bradford & Bingley.

RBS, propiedad en un 84% del Estado británico, ha sido obligado por la Unión Europea a vender esas sucursales en los próximos cuatro años. La Unión Europea quiere asegurarse de que RBS no goza de una ventaja competitiva frente a otros bancos que no han recibido ayuda pública.  Venderá sucursales en Inglaterra y Gales, así como oficinas de NatWest en Escocia y las cuentas de algunas pequeñas y medianas empresas, o pymes, en Reino Unido. Todos esos activos se valoran en unos 23.600 millones de libras esterlinas.

Otros interesados en los activos son National Australia Bank Ltd. (NAB.AU)--propietario en Reino Unido de los bancos Clydesdale y Yorkshire-- y Virgin Money, el brazo financiero del imperio empresarial de Richard Branson.